Categorized | en Espanol

La batalla por el sueño americano

Posted on 22 July 2015 by La Habra Journal

Por Genesis Miranda
La Habra Journal

Imagínese estar preso en un cuarto pequeño como castigo, llamado el “tostador” donde no entre nada de luz. No hay nada más que una pequeña cama sin colchón y a tu alrededor vuelan miles de cucarachas.

 Determinación: Ex preso político cubano George Duarte muestra su libro con su hija, Lizette, ex Miss La Habra. El libro habla de su lucha por salir de Cuba para los Estados Unidos.

Determinación: Ex preso político cubano George Duarte muestra su libro con su hija, Lizette, ex Miss La Habra. El libro habla de su lucha por salir de Cuba para los Estados Unidos.

Esto es exactamente lo que vivió George Duarte, quien fue preso político en Cuba por 10 años. ¿Su delito? Tratar de escapar a los estados unidos.
Duarte cuenta todas las dificultades que pasó como preso en Cuba en su libro que público llamado “Alcatraz del Caribe”, publicado en inglés y español.
Cuenta que antes de que estuviera en control Castro “Había un tiempo en Cuba, donde salías cuando amanecía y no tenías que regresar hasta la noche”, Duarte dijo. “Éramos muy libres de niños, jugando afuera en las canchas.”
Pero todo eso cambio cuando entro al liderazgo el régimen Castro. Cualquier persona que intentaba escapar era castigada con una sentencia en prisión.
Duarte siempre le escribía cartas a su madre, quien ya estaba en los estados unidos, para que ella no se preocupara.
Él le escribía pequeñas mentiras piadosas en sus cartas para que ella no supiera la verdad de todo por lo que él estaba pasando en la prisión.
Es difícil imaginar cómo una persona que paso por tantos obstáculos nunca se rindió y siempre tuvo la esperanza de salir de un país como Cuba.
“Primero que nada tienes que tener la necesidad, tienes que tener una razón por la cual quieres hacer algo que es tan peligroso”, Duarte dijo. “Y tienes que comprometerte a esa acción, aunque el porcentaje de logro era como un dos por ciento”.
Intentar escapar de Cuba no era nada fácil, pero Duarte, a pesar de que fue arrestado tres veces, nunca se dio por vencido y siguió luchando.
“En mi caso, yo quería ser alguien en la vida, no quería ser mediocre. Quería ser un arquitecto. No pude continuar mi carrera en Cuba por el sistema. Entonces no tenía opción más que salir de Cuba”, Duarte dijo. “Tengo que salir de aquí no importa cómo, lo haré”.
Para una persona como Duarte, todas las experiencias que tuvo en la prisión, lo que lo mantuvo con esperanzas fue su gran fe en Dios.
“Yo soy una persona que siempre tiene a Dios a su lado”, Duarte dijo. “El Señor me estaba protegiendo”.
Duarte empezó a contemplar los posibles resultados de intentar escaparse y pensó “Si me capturaban otra vez, pues me escaparía otra vez”.
Un día que pensó que nunca llegaría, Duarte fue liberado de la prisión por causa de la intervención del gobierno americano. “Era una negociación entre el presidente Jimmy Carter y el régimen Castro…Yo fui liberado en el quinto grupo de 500 hombres”.
Aunque este fue un día que Duarte tanto anhelaba, no se sentía tal como él pensaba que seria.
“Estaba feliz, pero estaba molesto que no lo pude lograr yo solo”, Duarte dijo.
“Dos semanas después ya estaba trabajando. Menos de dos meses después ya tenía mi propio apartamento, y nueve años después ya tengo mi propio negocio”, Duarte dijo.
Duarte logró lo que siempre quiso, su libertad y una oportunidad para una vida mejor aquí en los estados unidos.
“Estos son los estados unidos es un país donde llegas, como lo hice yo, con mi ropa, ni una moneda en mi bolsa y nada de equipaje, nada, y en nueve años ya tienes tu propio negocio”, Duarte dijo. “Este es, o era, el país de la oportunidad. No es el país de la limosna. Eso es lo que yo creo”.
Una vida como la que tuvo Duarte es algo que marcaría a cualquier persona. Pero depende de cada persona como decide tomar estas vivencias.
“Valió la pena pasar por lo que yo pase, volteo atrás hacia mi pasado y me siento orgulloso”, Duarte dijo.
“La etapa más feliz de mi vida fue cuando me escape por tercera vez del campamento de concentración de Taco Taco, que me vi fuera y todo ese campamento encendido y yo estaba como a unos 100 pies de distancia, observando. Es inexplicable lo feliz que una persona, un preso, se siente cuando se escapa de la prisión”, Duarte dijo. “Otro momento increíblemente feliz de mi vida,  que por supuesto sobrepasa ese, cuando el avión aterrizó en estados unidos”.
El día 10 de Octubre, 1979 fue cuando Duarte llego a Miami Florida, por fin estaba libre.
Cuando Duarte llego a los estados unidos, su mama le entrego una bolsita azul donde estaban todas las cartas que él le había mandado con todo y los sobres originales.
Años después, Duarte empezó a organizar las cartas en unas carpetas y comenzó a leerlas.
Él empezó a recordar todas sus experiencias, y las puso en un libro para compartirlas con todos.
Para conseguir una copia del libro sobre lo que vivió Duarte puede contactarlo al (562) 708-2550 o mandarle un correo electrónico a Ggduarte@msn.com

Comments are closed.

Advertise Here

Photos from our Flickr stream

See all photos

Advertise Here

Current Issue: